Páginas vistas en total

miércoles, 14 de diciembre de 2011

El Vendedor de Cuentos


El vendedor de cuentos

Por Nelly Martínez Anderson

Dicen sus amigos que a pesar de ser un hombre muy inteligente, con una excelente capacidad para el trabajo y mucha disposición para apoyar a quienes requieren de sus conocimientos, se ha conformado con lo que ha llegado a su vida, por lo que su potencial creativo no ha sido aprovechado al máximo, de haber sido así, su historia sería otra.

Es por ese motivo que en vez de redactar sus propios cuentos, prefiere leer los que escriben sus familiares y amigo para obsequiárselos a quienes comparten con él, en diversos espacios de su cotidianidad.

Fue por eso que Coromoto, su hermana mayor, lo bautizó como “El vendedor de cuentos”, porque él es uno de los muchos que aprecian su constancia y capacidad de extraer desde lo más profundo de su ser, esa fortaleza de transformar “veneno en medicina”, o sea, ver el lado positivo de las situaciones, por más difíciles que parezcan ante los ojos del común de las personas.

Soltó una contagiosa carcajada cuando llamó a esa hermana a quien tanto quiere y le dijo…“¿sabes una cosa? vendí tu cuento” al otro lado de la línea ella, sin salir de su asombro y sonriendo le preguntó, ¿que lo vendiste? ¿a quién? él le explicó que como muestra de admiración había reproducido su historia y la había obsequiado a varios amigos, compañeros de trabajo y a cuanta gente conocida se topaba en su camino, ese día que vio publicado en la prensa local, el cuento que Coromoto había escrito recientemenre.

Así como “El vendedor de cuentos”, hay en el mundo muchas personas con un gran potencial digno desarrollar con un poquito de esfuerzo y tenacidad, sin embargo prefieren seguir disfrutando y admirando la creatividad de otros y no se dan el permiso de encender esa lámpara interna de la que todos estamos dotados, para de algún manera, alumbrar el camino de tanta gente que espera y desea verlas brillar.

No hay comentarios: